Las primeras colonias de verano. Historia II

Colonias de verano en los Alpes

Siguiendo con el tema del post anterior sobre los campamentos, o las colonias de verano, y sus orígenes, hoy continuamos con lo prometido y hablaremos de lo que se considera el primer campamento de verano en la historia de la educación, pero no esperéis que el tema gire en torno a convivencias para aprender inglés, ni vivaques de inmersión lingüística, y mucho menos cursos de inglés en Inglaterra, no que va, eso llegaría mucho más adelante como pronto veremos.

A parte de los experimentos a nivel privado realizados a lo largo del siglo XIX en varios países de Europa, fue el pastor Bión el verdadero pionero cuando en 1876 decidió unir los programas curriculares de la enseñanza oficial con las claras necesidades sociales de algunos grupos de población y, además, lo hizo lejos de los pupitres de las aulas, concretamente en un lugar de los Alpes llamado Appenzel, aunque, eso sí, todo debía estar bajo el cuidado experimentado y la atenta mirada de los maestros de escuela. Aún hoy muchos maestros y profesores en colegios e institutos se reenganchan en verano para seguir haciendo su labor educativa.

En esta primer colonia de vacaciones los chavales se hacían sus propias cabañas de madera arriba de los árboles, representaban obras de teatro entre ellos, cantaban canciones populares alrededor de un fuego, marchaban a pie visitando pintorescos paisajes, etc. Todo ello propiciaba un entorno de aventura y diversión en plena naturaleza que sin duda alguna ampliaba el horizonte de los adolescentes. Por todo ello este modelo fue reproducido por varios países, especialmente Francia que, tras la segunda guerra mundial, quiso alejar a los niños de los horrores que la guerra había provocado en muchas ciudades.

La reacción a la experiencia de los Alpes no se hizo esperar, en 1878 los alemanes copiaron el modelo, en 1882 Rusia, en 1883 Italia, incluso traspasó el viejo continente europeo y se hizo en países como Australia en 1890, Japón en 1901, Argentina en 1902, EEUU. etc.

Las colonias de verano en España

También toda esa reacción de expansión llegó a España a finales del siglo XIX, y lo hizo de la mano de la ILE (Institución Libre de Enseñanza) llamando a las colonias “Programas de verano” y dándole un enfoque krausista (el krausismo defiende la tolerancia académica y la libertad de cátedra). A grandes rasgos los principio de la ILE podría decirse que son: un gran respeto por el niño como persona en desarrollo a la que se debe “reverenciar” y dar libertad, despertando en ellos el interés por la cultura general y prepararlos para profesiones de toda índole como puedan ser médico, abogado, científico, etc. Pero sobre todo que los chicos puedan llegar a sentir como propios un ideal de valores con los que gobernar y dirigir sus vidas. No fue fácil, determinados sectores hicieron la broma fácil de que era un instituto libre de enseñanzas… vamos, que no tenían ninguna enseñanza que dar.

Así pues en 1887, por medio del Museo Pedagógico Nacional (ya desaparecido), se realizaron las primeras colonias de verano en España, para ello trasladaron a 18 jóvenes de entre 9 y 13 años de edad a San Vicente de la Barquera (Cantabria) durante treinta días. Seguramente procedentes de barrios obreros de Madrid. La finalidad principal que persiguieron fue la de dotar de mejores hábitos higiénicos y de saludo, de trabajar la forma física, permitirles la experiencia de interaccionar con la naturaleza, y de abrirles los ojos a nuevas perspectivas que les ayude en su desarrollo personal.

Los buenos resultados de los campamentos hicieron que los organismos públicos españoles se implicaran incentivando la propagación de las colonias de verano por todo el estado: Granada, Barcelona, Valencia, Santiago de Compostela… Es una época donde se empieza a incorporar nuevas técnicas pedagógicas en toda Europa para defender el desarrollo físico, moral e intelectual a través de la propia experiencia de los adolescentes.

Luego vino la II República, el Franquismo, los Scout, los campamentos de verano con cursos de inmersión lingüística en inglés… pero todo eso será tema de otro post si es que me animo a ello.

Blas Cubells Villalba – Educador.

Un comentario

  1. ¡Buen artículo Blas! Me ha gustado la historia de como comenzaron a realizar campamentos de verano. Sigue así. 👍

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *